AL NATURAL

INICIO

DESDE 1896

CUIDADO Y LENTO PROCESO

A SU AIRE

La curación de jamones y paletas ibéricos de bellota de La Hoja del Carrasco se basa en las características climatológicas tan especiales de la localidad salmantina de Guijuelo, ideales en un proceso totalmente natural.

Las distintas fases de curación de los jamones y paletas ibéricos de bellota comienzan en el proceso de salazón, donde las piezas se pesan de manera individual para darle su justo punto de sal.

En este periodo de curación, con frío seco al principio, lo esencial radica en que las piezas suden para que se fundan todos los ácidos grasos durante el verano, lo que impregnará con el tiempo ese aroma y sabor tan especiales.

Después del lavado y embolado, pasan a una cámara de asentamiento durante 30 días hasta su llegada al secadero natural en planta, donde permanecerán 10 meses.

Por último, los jamones y paletas ibéricos de bellota quedarán ubicados en una bodega bajo tierra para continuar con el lento proceso de maduración bajo temperatura constante durante todo el año.

EN GUIJUELO

COPYRIGHT © 2015

LA HOJA DEL CARRASCO

AVISO LEGAL

GRAN RESERVA LA HOJA DEL CARRASCO